Cambio e Innovación

CAMBIO E INNOVACION.001

¿Por qué le cortas el extremo izquierdo a la carne antes de cocinarlo? le preguntó un hombre a su esposa.

Porque mi madre siempre lo hacía así ‘ respondió ella.

Curioso, el esposo llamó a la madre de su esposa y le hizo la misma pregunta. Cuando ella le dio una respuesta idéntica, llamó a la abuela En el momento en que la anciana oyó la pregunta se hecho a reír y dijo:

“No sé por qué ellas le cortan el extremo izquierdo a la carne, pero yo siempre lo hacía así porque de lo contrario no cabia en mi olla”

Esa historia ilustra cómo la mayoría de las prácticas se inician para servir a un propósito. Pero con el tiempo, incluso la mejor práctica puede llegar a perder su utilidad. Se requiere de un líder sabio para saber cuando cambiar algo. Se necesita perspicacia para reconocer cuando es tiempo para la próxima innovación. Jesús ciertamente entendía el papel del cambio y reprendió a los que se interponían  a la innovación.

Los fariseos reprendieron a Jesús porque él no obligaba a sus discípulos a ayunar (Marcos 2:18). Jesús les informó que no había venido para añadir unas cuentas nuevas reglas y regulaciones al judaísmo. Tenía para impartir algo enteramente nuevo. El Señor les dijo claramente a los líderes religiosos que no había venido para remendar un viejo sistema (Marcos 2:21-22) Tal esfuerzo sería tan tonto como poner un parche de tela nueva en un vestido viejo, o echar vino nuevo en odres viejos. Al encogerse el parche romperia el vestido. Cuando el vino se fermentara, los odres viejos se romperían. Las viejas formas del judaísmo jamás podrían contener el espíritu del mensaje de Jesús.

Cuando intentamos innovar nuestros ministerios, organizaciones o empresas tenemos que entender que sin cambios jamás habrá innovación. Hay excelentes estratégias que se podrían aplicar pero antes la estructura tiene que cambiar, si esto no sucede entonces …. el vestido viejo con el parche nuevo se romperá, y el vino nuevo en el odre viejo se desparramará.

No hay crecimiento sin cambio.

Tanto el crecimiento empresarial, como el crecimiento espiritual necesitan de un cambio para seguir en aumento. Es estúpido seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes. La verdadera vida de un líder es una vida de cambios. La verdadera vida de un creyente esta llena de cambios.  Dios es un expertos en llevarnos por esos cambios. Algunas veces son desiertos, aveces un pequeño paseo por el paraíso donde todo marcha bien.

¿Qué innovaciones te gustaría ver en tu ministerio, empresa, familia…?
¿Qué te impide proceder con esos cambios que necesitas hacer?

Comparte tus experiencias en el espacio de comentarios y te darás cuenta que muchos están pasando por algo similar a lo que puedes estar pasado tu! Escribe! Esta es la oportunidad de crecer juntos!

Recuerda:

“Más bien una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está adelante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece…” Filipenses 3:14 

David Munoz/ @DavidMunozh

Advertisements