Amigos Colaboradores

lideres emergentes Blog imagenes .002

Los siervos no son colaboradores de sus maestros, los amigos sí. Hoy en día no hay siervos, así que puede ser difícil para nosotros entender, pero imagina lo que sería tener personas viviendo en tu casa que te sirvan y lleven a cabo tu voluntad. Un siervo sabría ciertas cosas sobre ti, como tus aficiones, lo que te gusta para cenar y a qué horas quiere el café por las mañanas. Pero un siervo no compartiría tiempo personal contigo. No te consolaría en períodos de tristeza, tú no invitarías a los siervos a participar de las discusiones sobre problemas familiares o de las decisiones de negocio.

Dios nos elevó de siervos a amigos. Nuestra relación va más allá de las interacciones empleador-empleado. Él está deseoso que compartamos el desarrollo de su trabajo creativo. No es que a Él le falten ideas, es solo que disfruta de nuestra participación.

Demasiados cristianos tienen una perspectiva unidimensional sobre esta idea de colaboración. Piensan que es una interacción mecánica entres ellos y Dios, en la cual sus voluntades bajan a cero y la voluntad de Él sobrepasa sus deseos y pensamientos. Ellos se ven como seres a control remoto.

Nosotros somos colaboradores, lo que significa que, aparte de Cristo nuestra obra no es completa y al mismo tiempo pero increíblemente, su obra en la tierra no esta completa sin nosotros.

La Biblia nos muestra cómo funciona la colaboración en la creación, El Señor le permitió a Adán que le diera nombres a todos los animales (Génesis 2:19). Los nombres indicaban qué tipo de naturaleza expresaría esa criatura. Dios lo creó todo, Adán añadió su expreción creativa al darles a los animales ciertas características. Eso es colaboración, y cuando colaboramos con É, nuestras ideas pueden literalmente cambiar el resto de la historia.

Esto no es para anular el hecho de que Dios tiene planes e ideas muy específicos que no tenemos oportunidad de cambiar. Pero nuestras ideas y deseos tienen una influencia monumental en cómo el Señor lleva a cabo su plan en este mundo.

Bill Johnson

Adaptado por David Munoz.

Advertisements