Etapas de Influencia

etapas de influencia.007

Todo el mundo influye a otras personas. No importa quién o cuál es su trabajo. Un político, como el presidente de los EE.UU., tiene tremenda influencia en cientos de millones de personas, no solo en este país sino alrededor del mundo. Y los artistas populares, como Madonna y Arnold Schwarzenegger, muchas veces influyen a toda una generación de personas en una o más culturas. Una maestra, como Glenn Leatherwood, que instruyó a John y a cientos de otros niños en la Escuela Dominical, impactó las vidas de sus estudiantes y también influyó indirectamente en todas las personas que esos niños llegaron a influir.

Sin embargo, usted no tiene que ser importante para ser una persona influyente. Es más, si su vida se vincula de alguna manera con otras personas, usted influye. Todo lo que hace en el hogar, la iglesia, su trabajo, o en el campo de pelota afecta las vidas de otras personas. El filósofo y poeta estadounidense Ralph Waldo Emerson dijo: «Cada hombre es un héroe y un oráculo para alguien, y para esa persona, lo que diga tiene valor adicional».

Si usted desea tener éxito o afectar positivamente a nuestro mundo, necesita ser una persona influyente. Sin la influencia, no hay éxito. Por ejemplo, si es un vendedor que desea vender más productos, necesita poder influir a sus clientes. Si es gerente, su éxito depende de la habilidad para influir a sus empleados. Si es entrenador, solo puede organizar un equipo ganador influyendo en sus jugadores. Si es pastor, su habilidad de alcanzar personas y hacer que su iglesia crezca depende de su influencia en la congregación. Si desea criar una familia fuerte y saludable, tiene que influir a sus niños de manera positiva. No importa cuáles sean sus metas en la vida, puede ser más efectivo, y su contribución puede ser más duradera si aprende a convertirse en una persona influyente.

Pero la influencia no nos llega instantáneamente. Al contrario, crece por etapas. Imagíneselo, más o menos, así:

Nivel 1: Modelaje
Al principio las personas son influidas por lo que ven. Si tiene niños, tal vez lo note. No importa qué les diga a los niños que hagan, su inclinación natural es seguir lo que lo ven hacer. La mayoría de las personas verán la influencia de usted en sus vidas si lo perciben como alguien positivo, confiable y con cualidades admirables. Al conocerlo mejor, si les agrada lo que ven, aumentará su credibilidad y el potencial de su influencia.

Cuando usted conoce personas, inicialmente carece de influencia sobre ellas. Si las conoce a través de alguien en quien confían y habla bien de usted, puede «tomar prestada» parte de la influencia de esa persona. Ellas supondrán que se puede creer en usted hasta que lo conozcan mejor. Pero tan pronto como tengan la oportunidad de observarlo, las acciones suyas edificarán o destruirán esa influencia.

Una excepción interesante a este proceso de modelaje sucede en el caso de las personalidades. Debido a su obsesión con la televisión, las películas, y los medios, muchos son influidos fuertemente por personas que jamás han conocido.

Casi nunca lo son por el individuo mismo, sino por la imagen de esa persona. Y es probable que esa imagen no sea una representación exacta del artista, político, deportista o animador. Sin embargo, admiran a esa persona y son influidos por las acciones y las actitudes que creen representadas en esa persona.

Nivel 2: Motivación
El modelaje puede ser una influencia poderosa, positiva o negativamente. Incluso es algo que puede hacerse a la distancia. Pero si en verdad desea impactar significativamente las vidas de otras personas, tiene que hacerlo de cerca. Eso lo lleva al segundo nivel de influencia: la motivación.
Uno se convierte en motivador influyente cuando anima a las personas y se comunica con ellas a nivel emocional. El proceso hace dos cosas: (1) Crea un puente entre usted y ellos, y (2) edifica su confianza y sentido de dignidad. Cuando las personas se sienten a gusto con usted y consigo mismo durante los momentos en que lo acompañan, su nivel de influencia aumenta de modo significativo.

Nivel 3: Tutoría
Cuando usted alcanza un nivel de motivación que influye en otros, puede comenzar a ver un impacto positivo en sus vidas. Para aumentar ese impacto y hacerlo duradero, tiene que avanzar al próximo nivel de influencia: la tutoría.
Ser mentor es derramar su vida en otras personas y ayudarlos a alcanzar su potencial. El poder de la mentoría es tan fuerte que uno realmente puede ver cambiar la vida de las personas que influye ante sus propios ojos. A medida que se entrega, ayudándolos a vencer obstáculos en sus vidas y mostrándoles cómo crecer personal y profesionalmente, puede ayudarlos a alcanzar todo un nuevo nivel de vida. Usted, verdaderamente, puede marcar la diferencia en sus vidas.

Nivel 4: Multiplicación
El nivel más alto de influencia que usted puede tener en las vidas ajenas es el de multiplicación. Como multiplicador de su influencia, puede ayudar a las personas a quienes influye a convertirse en influyentes positivos en las vidas de otros y legar no solo lo que recibieron de parte suya, sino también lo que aprendieron y cosecharon por cuenta propia. Pocas personas llegan al cuarto nivel de influencia, pero todos tienen el potencial para hacerlo. Requiere abnegación, generosidad, y compromiso. También toma tiempo. Para avanzar a otro nivel de influencia con las personas, hay que prestarles más atención individual. Puede ser un modelo para las masas, pero para alcanzar los niveles más altos de influencia, tiene que trabajar con individuos.
Bill Westafer observó: «Hay personas cuyos sentimientos y bienestar yacen dentro del campo de mi influencia. Jamás escaparé a eso». Es un buen concepto que todos debemos recordar. Si dirige a muchas personas o tiene una posición de envergadura, el aumento de su influencia le otorga más responsabilidad. Lo que dice, y, más importante aún, lo que hace, es un modelo para los que le siguen. Sus acciones reflejarán su influencia.

Dr. John C. Maxwell

Advertisements