El peor líder de grupos pequeños

el peor líder de grupos pequeños.001

Les quiero compartir un par de características que encontre de como ser el peor líder de un grupo pequeño.

Ser demasiado hablador. 

Este líder por lo general es honesto y bien intencionado en sus esfuerzos por proveer al grupo de buen liderazgo, pero no les da a sus alumnos suficientes oportunidades para hablar. Es típico que comience su grupo pequeño con una introducción larga, y luego proceda a contar muchos ilustraciones personales.

Cuando finalmente hace una pregunta, no espera demasiado para recibir una respuesta. O si los alumnos dicen una palabra fuera de lugar, los interrumpe y, en su entusiasmo responde la pregunta él mismo. Esta llamada “discusión” rápidamente se torna en una conferencia, y los alumnos terminan oyendo los pensamientos de un líder en vez de compartir los propios, lo cual es contra producente por que hasta que no los escuches ellos nunca te escucharán.

Ser inseguro

Quiere agradar a sus alumnos de tal manera, que tiene dificultades para afirmar su liderazgo. Cuando emerge un tema de controversia, espera para qué ver que piensan los chicos antes de dar su opinión. Parece irónico, pero el líder de un grupo pequeño comienza siendo popular entre sus alumnos o asistentes, sin embargo, al final no es respaldado. Los adolescentes quieren y necesitan guía. Con el tiempo, valorarán el riesgo que correr sus líderes al decir la verdad… no importa lo impopular que esta sea.

No estar preparado. 

Entra tarde, y una vez que comienza, te das cuenta de que está improvisando. No ha dedicado ni 15 minutos a prepararse para este grupo pequeño. No es bueno para recordar nombres y trata de cubrir este hecho con su entusiasmo y simpatía. El líder no preparado con frecuencia es muy relacional y carismático, de modo que sale del paso con una preparación inadecuada. Los chicos pueden perdonarle, pero su enfoque liviano (o categóricamente haragán) de la preparación, a la larga se derrama sobre su audiencia, quienes seguirán su liderazgo.

Ser inflexible 

A pesar del hecho de que fue escogido para liderar una célula o grupo pequeño, le falta ya sea el conocimiento, la experiencia, o la sensibilidad para discernir lo que los chicos necesitan. Prepara su estudio bíblico de manera impecable… y durante la reunión no se desvía ni un centímetro. Los chicos tal vez quieren – incluso hasta necesitan- hablar acerca de otra cosa, pero el líder de célula que es inflexible tiene una agenda que seguir y un horario que cumplir. Un líder inflexible es bueno para seguir indicaciones, pero puede ser un poco denso cuando se trata de discernir cuándo es tiempo de adaptar el estudio bíblico -o de posponerlo por completo – y permitir que los chicos hablen de algo que es inusualmente urgente para ellos en ese momento.

Ser poco respetado

Este líder por lo general tiene buenas intenciones, pero poco control sobre su grupo (si es que tiene alguno). Sus chicos lo interrumpen y se interrumpen entre ellos sin pensarlo dos veces. No siguen las indicaciones. Como consecuencia, no logran nada cuando se reúnen como grupo. Cada vez que intenta afirmar su liderazgo, los chicos se ríen de él o lo ignoran. Saben que pueden salirse con la suya. No obstante, la peor noticia es que cuando más continúa este modelo, más difícil cambiarlo.

Si tienes una de estas características no te desanimes, ninguno de nosotros es el líder perfecto. Ahora sabes lo que tienes que cambiar, así que animo! Quiero agradecer a  Laurie Polich por su libro  “Grupos pequeños y células de impacto” de donde este material ha sido extraído, gracias Laurie!

David Munoz

twitter: @DavidMunozh