La Orquesta

VIDA LIDER BLOG.001

Siempre que se habla de liderazgo se habla de una audiencia que esta siendo dirigida o más precisamente influenciada por el líder. Se enseña que el líder es aquel que nunca da la espalda a su publico, sino se entrega a el, ya que al fin de cuentas es un líder porque tiene una plataforma y una audiencia.

Todo lo anterior suena como verdades irrevocables de liderazgo, pero en realidad son simples mentiras que han surgido de la enseñanza del liderazgo hollywoodense, donde se proclama la popularidad como influencia y la unción como elocuencia.

Todos soñamos con dirigir una gran orquesta.

Mi generación esta llena de líderes que quieren marcar una diferencia. Quieren ser grandes líderes de influencia, quieren dirigir una gran orquesta….. El problema es que todos se concentrar en el publico. Que tan grande es la audiencia, que tan lejos llega la influencia. Si el grupo de jóvenes es muy pequeño entonces no vale la pena invertir en el… que tristeza. No los culpo simplemente así es la cultura en la que nos desarrollamos como líderes. Una cultura consumista, de grandes escenarios y de mucha popularidad. Pero hay esperanza.

Si quieres dirigir la orquesta tienes que darle la espalda al publico. 

Ese fue uno de los secretos más grandes del liderazgo de Jesús. Si bien el tenia compasión de las multitudes no eran ellas a las que el buscaba, más bien las multitudes lo buscaban a él. Vemos como el mejor líder de la historia no busca su popularidad por medio de la autoridad que le fue dada; en Lucas 9:30 después de sanar a dos ciegos les dice “Asegúrense de que nadie se entere de esto” Cuantos de nosotros después de haber sanado a dos ciegos no lo publicaríamos en el muro de nuestro facebook para que todas nuestras amistades se enteraran?

Jesús no se concentro en la multitud sino en dirigir, discipular y capacitar a sus discipulos. Lo que los líderes de mi generación necesitan no son plataformas donde ejercer su influencia pues estas llegarán con el tiempo, lo que necesitan es dedicarse a conducir la orquesta, dándole la espalda al publico tal y como Jesús lo hizo.

Si no diriges la orquesta no tendrás publico.

Si no te concentras en los más cercanos nunca alcanzaras a los más lejanos. Quienes están a tu alrededor son los verdaderos ladrillos donde podrás construir una verdadera influencia, y van a ser ellos los que te ayudaran a tocar la melodía que el publico esta queriendo escuchar.

¡Así que animo! Preparaté para dirigir la orquesta. Se que mi generación tiene mucho por dar, pero primero tenemos que aprender a recibir.

David Munoz

twitter: @Davidmunozh

Advertisements