La respuesta a tu oración?

tu.094

Hace unos meses me encontré orando apasionadamente por una necesidad especifica. No era una necesidad <<mia>>, sino de unos amigos misioneros a miles de kilómetros de donde yo vivo. Pero fue una oraci´øn muy corta porque Dios me respondió muy rápido. Casi cuanto comencé a orar sentí que Dios me habló, así que me detuve.

Mi oración era especificamente que Dios proveyera dinero para parte de un proyecto que mis amigos tienen en una aldea de un país en el otro lado del mundo. No era cuestión de mucho, pero algo necesario.

Cómo me respondió Dios al estar yo orando? En un tono no acusador pero firme me dijo así:

– “Tú tienes ese dinero. Dalo tú”.

Dejé de orar, hablé con mi esposa e hice la llamada telefónica. Le hablé a mi amigo para decirle que le mandaríamos el dinero. !Mi sorpresa fue que yo era la respuesta a mi propia oración! No tenía que orar, sino accionar. Muchas veces oramos pidiendo a Dios algo que está en nuestra mano hacer. No es cierto?

Recuerdo algo que el pastor Abel Ledezma dijo:”Hay cosas por las que no debemos orar. No debemos preguntar a Dios si debemos amar a nuestro prójimo. No tenemos que orar para saber si debemos dar generosamente. O servir a otros; o ser buenos esposos….” En ese contexto es hora de dejar de orar y comenzar a actuar. Uno de los más grandes errores que cometemos es pedirle a Dios que haga por nosotros lo que él nos ha dicho que hagamos por el.

Será que tu eres la respuesta a tu oración? No estoy diciendo que agregues más horas a tu trabajo de voluntariado en la iglesia o grupo, ni te digo que seas “todo para todos” (eso es imposible) pero, así como Dios usó a un copero y no a un ingeniero, arquitecto o ni siquiera a un “reconocido albañil” para reconstruir el muro de Jerusalén, así Dios quiere usar a gente que haga suya la necesidad que está a mano y reaccione. Probablemente Nehemías “el copero”, que viviá en Babilonia, nunca habiá visitado Jerusalén, pero cuando supo de lo que pasaba y la necesidad que había, hizo ese proyecto suyo y se puso en acción. Estoy seguro que ser copero del rey no incluía construir muros ni supervisar proyectos de construcción pero Nehemías, aún sin tener las “capacidades adecuadas”, reaccionó.

Como dice Mark Batterson

“Haz lo mejor que puedas con lo que tienes en donde estas” y Dios se encargará de lo demás, él se encargará de lo sobrenatural. El se encargará de los milagros!!