La Lámpara Magica

la lampara magica.043

Tal vez la recuerdes de la película Aladino. Esta famosa lámpara que al frotarla despierta al Genio, que según la historia te concede 3 deseos. A muchos de los que conocemos pareciera que tuvieran una de estas,  porque aunque no son obedientes a la palabra de Dios les va mucho mejor que a nosotros.. y nosotros los envidiamos.

No se si te ha pasado antes pero tengo un par de amigos que engañan, roban o mienten y siempre pareciera que les va mejor. Muchas veces he llegado a envidiarlos… Bueno quiero ser brutalmente honesto, pues no soy perfecto, no solo los he envidiado, he intentado algunas cosas que ellos han hecho y sabes… nunca me fue igual de el a ellos, incluso ¡me fue muy mal! ¡Las consecuencias me atropellaron! Entonces fue cuando aprendí una gran lección divina.

Nunca envidies a los que cometen injusticias

Como seres humanos siempre queremos ser nosotros los del éxito, los que tenemos más que los demás. Acuérdate de la famosa respuesta que todos damos al saludarnos cuanto nos preguntan ¿Cómo estas? Siempre contestamos ¿Bien y tu? Pero en realidad no es así.

Dios no es un genio.

No, no lo es. No pretendas frotar a Dios con tus oraciones y esperar que el te conceda los deseos de tu corazón. Si tu no eres obediente a su palabra muy difícilmente el te va a bendecir.

Has escuchado este famoso versículo

“Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón”-  Salmo 37:4

No hay frotada mágica, hay palabra mágica.

La palabra mágica es Deléitate

Deleitarse en Dios, simplemente se refiere a decir, hacer y estar satisfecho con quien Dios es, y lo que Dios pide por el simple hecho de que el es Dios.

Así que te animo a dejar de envidiar a los  ‘Pecadores’ o ‘No creyentes’ y te pongas a ser obediente, eso verdaderamente garantizara tu bendición.

Autor: David Munoz / Twitter: @Davidmunozh