EL ANTI LIDER

antilider.044

La mayoría de las notas sobre liderazgo se refieren a las cualidades que un líder debe reunir y muy pocas veces se habla de lo que yo denomino los Anti Líderes.

¿Qué es un Anti Líder? Un Anti Líder es aquella persona que cree que es un líder cuando en realidad sus liderados lo reconocen por conveniencia o miedo a lo que pueda pasarles si no lo hicieran.

Es aquella persona que por tener el mayor rango cree ser un líder y trata a sus subordinados como tales, subordinados. Hagan esto, como yo digo que hay que hacerlo y en el tiempo que digo que hay que hacerlo. Y si no lo hacen viene la sanción.

Es aquella persona que por mantener su liderazgo inventa alguna historia que se cree verdadera y las desparrama por todos lados, cuando en realidad no tiene el coraje de desparramar la verdadera historia.

Es aquella persona que a los que pertenecen a su sequito les da dadivas y beneficios para que lo respeten como líder, sin saber que esas dadivas y esos beneficios son los que mantienen el respeto a su liderazgo. ¿Y los demás que no pertenecen a su sequito? Por lo general no dicen nada por miedo a que pueda pasarles algo.

Es aquella persona que en beneficio propio hoy es enemigo de alguien y mañana si le conviene es amigo para después volver a ser enemigo. Todo para mantener su liderazgo.

Es aquella persona que por lo general le falta el respeto a la gente, probablemente luego se disculpe pero pasado el tiempo vuelve a faltar el respeto porque cree que de esta manera demuestra quien es el que tiene la autoridad. Lo que no se da cuenta es que solo su rango le da autoridad.

Es aquella persona que cuando aparece otra que puede quitarle protagonismo hace como la serpiente que persigue a una luciérnaga y al tercer día la luciérnaga le dice

– ¿Puedo hacerte tres preguntas?

– No acostumbro dar este precedente a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar!! contestó la serpiente…

– ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia preguntó la luciérnaga?

-  No, contestó la serpiente…!!!

– ¿Yo te hice algún mal dijo la luciérnaga?

– No, volvió a responder la serpiente.

– Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?

– ¡¡¡Porque no soporto verte brillar…!!!

Lo que no se da cuenta la serpiente es que el haz de luz de la luciérnaga ya dejo su marca y por más que la elimine, la niegue o invente cualquier cosa para borrarla esa marca es indeleble, no desaparece.

Es aquella persona que en pos de su prestigio es capaz de negar su pasado e inclusive hasta negar lo que alguna vez dijo, todo para sentirse líder.

Es aquella persona que no entiende porque las mejores personas se van de su lado, no entiende porque sus liderados se pelean entre sí y no pueden llevarse bien, no logra entender porque no lo apoyan o lo critican. ¡No entiende nada! ¡Como para dase cuenta que el único culpable de lo que se sucede es él mismo!

Un Anti Líder no es esa persona que elige como estilo de liderazgo el autoritario, porque de hecho podría serlo aunque no lo comparta. Sino que es aquel que eligiendo el estilo autoritario le hace creer a sus liderados que no es ese tipo de líder porque intenta agradarlos mostrando preocupación por ellos, organizando reuniones en su casa, fiestas de fin de año, etc. cuando en realidad nada de eso es genuino.

En fin, creo que quedo claro lo que yo sostengo como Anti Líder. Como verás es lo opuesto al liderazgo enfocado en las personas.

Cualquier país, organización con fines o sin fines de lucro, etc. que este dirigido por este tipo de personajes a largo plazo no tiene otro destino que la decadencia. Y de estos líderes hay muchos por el mundo.

A veces me pregunto, ¿no será este el motivo por el cual el mundo está como esta?

Pero el Anti Líder, puede convertirse en un gran Líder. Para hacerlo debe, como dice Osho en su libro “CORAJE”, ¡vivir en éxtasis! Que significa salir, salir de todos los caparazones, de todas las protecciones, de todos los egos y las comodidades. ¡Mostrarse como es! ¡Abrirse a los demás!

Claro que para ello necesita dos cosas. La primera es elegir el cambio desde la sinceridad de su alma y dar todo por lograrlo y la segunda es tener el coraje de hacerlo.

¿Te suena imposible? A veces a mí también… pero siempre elijo ver el vaso medio lleno.

David Munoz/ Twitter: @DavidMunozh

Advertisements