Enfoque en lo Necesario

Vivimos en un mundo y en medio de una sociedad en los que no es nada difícil llenar nuestras agendas. Pensemos en algo: ¿cuántas veces ha salido de nuestra boca la frase “no tengo tiempo”? No es nada extraño escuchar o decir algo como eso y de hecho sucede más seguido de lo que nos percatamos.

Todos tenemos muchas cosas qué hacer. Limpiar la casa, ordenar la oficina, cortar el césped, escribir informes, cocinar, organizar alguna actividad, y muchas cosas más. Pero la pregunta por hacer es ¿qué de todo eso es realmente importante? o bien ¿qué de todo lo que tengo que hacer, es realmente necesario en este momento? “Tener que” y “necesitar” no son lo mismo.

Qué fácil es en estos tiempos distraerse de las cosas que realmente importan y son necesarias por atender otras cosas que no lo son tanto, cuando las ponemos en la perspectiva correcta. Les doy un ejemplo personal. En ocasiones me ha sucedido que por estar haciendo o atendiendo cosas para del ministerio, no he tomado tiempo para orar o leer la Biblia. Si lo pensamos bien, el ministerio es algo que se hace no solo para Dios sino también totalmente dependiente de Dios. En otras palabras si no hay comunión con Dios no hay ministerio. Viéndolo de esa manera, he cambiado lo que me es realmente necesario por lo que me es importante. No es que ocuparme del ministerio no fuera importante en ese momento, pero había algo más que me era más necesario.

El éxito radica en hacer en el momento correcto de la manerra correcta lo correcto. 

Es importante que como personas aprendamos a identificar en nuestra vida esas cosas que realmente nos es necesario atender. Muchas veces el éxito en el resto de nuestras actividades puede radicar en el correcto enfoque que tengamos en las cosas que realmente nos son necesarias.

Lucas 10:42 dice: “Marta, Marta, estás inquieta y preocupada por muchas cosas, pero sólo una es necesaria.”

Kenneth Rojas – Twitter: @Kenneth_Rojas

Editador. David Munozh – Twitter: @Davidmunozh