Querer > Hacer

hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

Efesios 4:13 

Mientras más vivo, mas me doy cuenta del impacto de la actitud en la vida. Para mí, la actitud es más importante que los hechos. Es más importante que el pasado, que la educación, que el dinero, que las circunstancias, que los fracasos, que el éxito, que lo que piensan, dicen o hacen otras personas. Es más importante que la apariencia, la capacidades o habilidad. La actitud prosperará o hará quebrar a una compañía, a una iglesia, o a un hogar. Lo más importante es que cada día podemos escoger la actitud que vamos a tener ese día.

Nuestro unico recurso es la actitud.

No podemos cambiar nuestro pasado. Ni podemos cambiar el hecho de que las personas actúen de cierta manera. tampoco podemos cambiar lo inevitable. Lo único que podemos hacer es jugar con el único recurso que tenemos, y que es la actitud. Estoy convencido de que la vida es en un 10 % lo que me sucede y el 90% cómo reacciono ante lo que me sucede. Y así es lo que pasa con usted: Somos responsables de nuestras actitudes. Charles R. Swindoll.

Nuestras actitudes en frente de los problemas van a revelar en verdadero carácter de nuestras vida,  nuestras actitudes determinara el aroma de nuestros corazones, si nuestro corazón apesta todo lo que hagamos siempre va a salir mal porque nuestro corazón no esta bien, usted y yo somos los que decidimos como accionar ante las circunstancias de la vida.

Pero debemos tener en cuenta que como hijos de Dios debemos reflejar el carácter de Cristo en nuestro andar, ya que las actitudes van a definir nuestro carácter.

No dejemos que las circunstancias adversas de la vida destruyan el carácter de Cristo en nuestros corazones, esforcémonos a cada día ser mejores.

Hoy en día existen personas que tienen la oportunidad de cambiar y ser mejores pero no lo hacen porque dejan que las circunstancias definan su carácter y no es así, porque pasan a ser hombres inconstantes lo cual a Dios no le agrada. ”El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos”. Stgo. 1:8

Cualquier circunstancia sirve para glorificar a Dios

Siempre digo que me gusta muchos los salmos, porque son una verdad visible que no importa como estemos y que estemos pasando, siempre van a ver una y miles razones para Glorificar a Dios lo cual nos ayudará a tener actitudes correctas.  No seamos inconstantes antes bien, permanezcamos fundado en el camino de la vedad y veras que Dios se reflejara cada dia en tu vida y podras ser participe de su Gloria eterna, atrévete a cambiar y ser mejor para Dios, «Hace más el que quiere, que el que puede», El te ama y quiere usarte. Bendiciones.

Ascanio Pedro. twitter @tiemposconDios.

Editado: David Munozh / Davidmunozh