El líder clonado

Seguí con la mirada los pasos de aquel pastor. En su camino se le acercó una madre y con una enorme sonrisa le presento a su hijo diciendo: “Hay pastor Ortiz, este es mi hijo Rodrigo, usted no sabe cuanto le admira. El pastor miró al niño y acariciándole la cabeza le preguntó: “¿Qué vas a ser cuando seas grande? La pulga que no pasaba los 6 le contestó: “Pastor”.

Si leer el titulo de este articulo pensaste que iba a hablar de la clonación, estas en lo cierto, lo voy a hacer pero no de la que hablan lo diarios. Si no tenés idea de qué se trata: clonar es la posibilidad de repetir un individuo con idénticas características pero siendo un ser diferente. Para los científicos ya es posible clonar ovejas, ratones y monos. Aseguran que ya casi existe la posibilidad de hacerlo con personas también. Lo que los científicos desconocen es que en la Iglesia ya hemos estado experimentando hace rato…

Si fuiste a la Iglesia desde chiquito seguro que mirabas a los líderes con admiración. Si llegaste de más grande, seguro te sorprendiste con la autoridad que mostraban, con su facilidad para hablar o con el cariño que la gente les tenía. Quizás pasó el tiempo y aquellas figuras lejanas, hoy te son más familiares o hasta alguna te haya desilusionado. Pero lo cierto es que los líderes exitosos despiertan mucha atención de otros que vienen atrás y quieren ser líderes también. Esto obviamente no es malo, pero me preocupa el hecho de que veo a muchos que creen que para ser ministros exitosos deben ser “copias exactas” de algunos que ya lo son. Quizás tu estés luchando con esto o conozcas a alguien que tiene la tendecia. Este artículo es justamente para meditar en todo esto.

Veamos algunos princpios que nos van a yudar a relfexionar en esto:

1 Dios no exalta ningún don por encima de los demás.

Un error muy común es pensar que predicar, dirigir la alabanza o hacer cualquier cosa vistosa que tenga que ver con los escenarios es más importante a los ojos de Dios que las tareas que no se ven. A veces los mismos líderes, aunque sin quererlo, hablan como si lo único que fuera espiritual es la predicación o la dirección de la alabanza. Ellos no podrían estar allí si no hubiera músicos, sonidistas, porteros, ujieres y demás. ¿Son todas estas cosas menos espirituales que las otras? NO, si son hechas para Dios. El apóstol Pablo deja las cosas claras: “El cuerpo no es un solo miembro sino muchos. Si dijere el pie: Porque no soy mano no soy del cuerpo ¿por eso no soy del cuerpo?…Dios ha colocado los miembros, cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso.” (Romanos 12:14-15 y 18) El ejemplo es casi para tontos; pero así y todo nos cuesta aplicarlo a la vida de nuestras Iglesias.

Si Dios te dio un don no tan vistoso. Desarrollalo y no dejes que nadie te haga creer que para ser espiritual tenes que tener algún otro. Para Dios todos los miembros del cuerpo de Cristo (La Iglesia), tienen el mismo valor independientemente de qué función (don) tengan que realizar. Si tenés alguna duda: discutíselo a 1Corintios 12, leételo entero y vas a ver que lo que te digo es palabra del mismísimo Dios.

Todos los miembros tienen el mismo valor independientemente de su función. 

2 Dios no quiere clones.

Hace unos años me ponía muy nervioso escuchar Argentinos que dirigían la alabanza en mexicano (Algunos todavía lo hacen). Todos en el continente saben lo distinto que hablamos argentinos y mexicanos, pero era tal la influencia de ministros que emanaba de Mexico hacia Argentina que parecía que para dirigir la alabanza había que hacerlo en el idioma de los aztecas. ¡Gloria Dios por Marcos Witt y el resto de mexicanos que levantó el Señor para la restauración de la alabanza y adoración! Sin dudas Dios les concedió un precioso don y ellos lo sujetaron a la exaltación de nuestro Dios. Pero eso no quiere decir que para dirigir la alabanza tengamos que hacerlo con el tono de Marcos Witt. Hay algunos que casi dicen “Olle manito”. Yo se que a cualquier director de alabanza le puede despertar admiración Marcos Witt pero es una lastima que si Dios le dio su propio don no lo desarrolle desde la propia personalidad, también regalo de Dios. La autoridad que cualquier ministro de alabanza no proviene de a quién se parece sino de Quién fue el que le encomendó estar en esa posición. Y ese es primeramente Dios.

Estoy hablándole a y de aquellos que tienen alguno de estos dones tan vistosos pero piensan que para tener éxito deben hacerlo como… O hasta aquellos que lo hacen sin darse cuenta pero que solo conocen un solo líder que les despierta admiración y nunca se han enriquecido con tantos otros de los que pueden aprender.

Nuestra sociedad nos ha influenciado con la idea de que tiene que haber un super método para hacer las cosas. El error es pensar que un “método” que sirve en una Iglesia tiene que necesariamente servir en otra. O que una determinada entonación es lo que inspira a la gente o que un determinado estilo de predicación es lo que impresiona a la iglesia. Debemos aprender de aquellos que Dios ha levantado y nos despiertan admiración, pero ¿Qué es lo que debemos aprender? Anotate dos cosas:

1. En primer lugar los dones no se aprenden, son regalos de Dios. Esto no quiere decir que no pueda desarrollárselos pero si recordamos el punto 1 no tenemos por qué tener esos dones para agradar a Dios.

2. En segundo lugar lo que si debemos aprender es a copiar e inspirarnos de estos líderes es en su dedicación, su esfuerzo, su amor a Dios, su conocimiento. Es más fácil tratar de copiar los resultados y no el proceso por el que llegaron a ser lo que son.

Los dones no se aprenden, son regalos de Dios

Por ultimo, quiero que recuerdes esto. Dios proveyó a sus hijos de toda provisión espiritual y eso incluye a cualquiera entregado a la voluntad y el señorío de Cristo. Leé Efesios 1 y sacate toda duda de que tenemos que ir a alguien que no sea a Cristo para encontrar nuestros dones. Lo que podemos es pedir ayuda y espacio para poder equivocarnos y aprender a conocer en qué cosas nos sentimos mejor haciendo y en cuales no, por ejemplo. Si tu lugar no es en un escenario, no te preocupes, se diga lo que se diga, la Biblia no dice en ningún lado que estar en los escenarios es más espiritual. Espiritual es alguien que deja que el fruto del Espiritu Santo “Gozo, amor, paz, paciencia…” brote de su interior.

Por ultimo: No solo recordemos estos para nosotros, recordemoslo para cuando juzgamos el valor de alguno de nuestros hermanos.

Lucas Leys

Twitter: @Lucasleys

Advertisements